Cargando...

Miércoles, 26 de Junio de 2019

Audiovisual de la conferencia, que promovida por NuevaPsiquiatría, impartió el Prof. Jim van Os el 20 de abril de 2018 en Madrid

Mindalia acaba de publicar los vídeos de la conferencia del prof. Jim van Os y del coloquio posterior que, promovidos por la Asociación Nuevapasaiquiatría, tuvieron lugar el 20 de abril de 2018 en Madrid:- El primer vídeo corresponde a la conferencia del prestigioso psiquiatra holandés: https://www.youtube.com/watch?v=MN7UcOiHFno
– El segundo vídeo da cuenta del coloquio que el público asistente mantuvo con él: https://www.youtube.com/watch?v=s8JZT7THHTM
Desde aquí deseamos expresar nuestro sincero agradecimiento a cuantos han hecho posible este evento, especialmente al propio Jim van os, a la Fundación OMCE y a Mindalia.

To Top

POST RELACIONADOS

18 comentarios
  1. El profesor van Os cita a un filósofo holandés que dice: ”Vosotros, los profesionales, habéis olvidado una cosa muy importante, y es que no saber también es una forma de saber. Pero vosotros ya no sabéis eso. Porque vosotros tenéis un diagnóstico para todo y tenéis respuestas para todos los problemas. Pero según lo veo yo, que he estudiado la psiquiatría, no sabéis mucho, no sabéis nada del cerebro y sobre todo lo que no entendéis es la relación entre cerebro y actividad mental. La experiencia de oír una voz o estar deprimido es una experiencia tan complicada que no se puede vincular a actividad cerebral y modificar con pastillas tan fácilmente como estáis proyectando”. La cuestión es que van Os dice su nombre pero yo no lo capto, ¿me podríais ”iluminar”, por favor?

    1. Hola “Camino al andar”, no entiendo tu demanda, ni tu falta de luz de lo que el filósofo de van Os dice en tu entrada. Para mi este importante autor se caracteriza en su investigación por la independencia, transparencia, imparcialidad, la justicia social, el respeto de los derechos humanos… En mi opinión, de forma elegante, critica al sistema de la psiquiatría oficial. Estos, se caracterizan en su mayoría, por ser arrogantes, autoritarios, paternalistas, corruptos, desempoderantes… Es indigno”el modelo médico biologicista” de la psiquiatría y las teorías en las que se fundamenta (el desequilibrio neuroquímico), pues no existe ninguna evidencia científica de que las “experiencias humanas críticas” (trastornos mentales), tengan como característica definitoria válida dicho desequilibrio de los neurotrasmisores cerebrales. La realidad es que la psiquiatría, en su práctica clínica hace más daño que beneficio a la sociedad.
      Bueno Camino al andar, seguro que otros autores en está misma web, podrán arrojar luz sobre tus dudas como el Dr. Javier Álvarez.
      También son escritores relevantes por su crítica a la psiquiatría oficial: J Moncrieff (tiene un libro muy interesante en internet gratis “Hablando Claro”); R Whitaker su libro“Anatomía de una Epidemia”, Whitaker también dirige una web muy interesante en USA “Mad in America”; Marino Pérez Álvarez y H Gonzalez Pardo“La invención de los trastornos mentales” (también gratis en internet); P Gotzsche “Psiquiatría mortal y denegación organizada”; Carlos Perez Soto “Una nueva psiquiatría” (gratis en internet); P Breggin; D Healey…
      Saludos cordiales

      1. Escribí a van Os y él me comunicó el nombre del filósofo que citaba: Wouter Kusters. Necesitaba su nombre porque yo misma iba a citarlo en un breve ensayo que estaba escribiendo, como prólogo a un Camino. Como también cito a algunos de esos autores que mencionas. Pero ya lo concluí. Te doy las gracias por tu comentario.

        1. Te referías al nombre del filosofo, no al contenido de su frase… pido disculpas por no entender tu comentario. Agradecería referencia o enlace del ensayo que vas a publicar.

          1. Me da un poco de vergüenza 🙂
            Pero te facilito la referencia. Hay una lista de reproducción en youtube a la que llamo ‘Work in progress [El Camino del esquizo]’. Fui leyendo a través de esos ”vídeos” lo que iba componiendo. Más o menos comienza a partir del audio séptimo. Ya ahí con Seikkula. Previamente menciono a Gaona, que en su libro ‘El límite’ habla de la hiperia, aunque sin citar a su principal autor, Javier Álvarez, si no recuerdo mal. Lo que luego me extrañó bastante… Decidí hacerlo así porque quién sabe si llegaré a publicarlo o no… y así, al menos, ya es un camino andado.

  2. Javier o Francisco, he comenzado a trabajar en colaboración con un abogado, alguien que desea sinceramente mejorar el sistema, y él me remite las siguientes preguntas: ¿cómo se contempla la salud mental en los seguros privados de salud? ¿cuáles son las pautas con las que se afrontan las psicosis en la medicina privada? ¿Podríais ayudarme cualquiera de vosotros a solventar estas dudas?

    1. Hola, Camino. Realizas preguntas interesantes. También me parece muy bien tu deseo de mejorar el sistema de Salud Mental (SM).
      La primera duda que tengo es si el cambio que planteas es desde la perspectiva reformista o abolicionista.
      El DSM (las siglas en inglés del Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales), es el manual de criterios diagnósticos psiquiátricos de la APA (Asociación de Psiquiatras Americanos). Es considerado por muchos como “la Biblia de la Psiquiatría” y también hay que tener en cuenta que esto se debe al marketing de la “Big Pharma”.
      Como procedimiento de investigación, el DSM y sus criterios de diagnóstico están en el nivel bajo de la “pirámide de la evidencia científica”. Los criterios diagnósticos son establecidos arbitrariamente mediante un consenso de expertos (catedráticos, investigadores, líderes de opinión, etc.). Así, en deliberaciones supuestamente independientes, deciden las condiciones necesarias para realizar una etiqueta de SM. Es conocida la corrupción y los conflictos de interés de los expertos. En 2012, Plos Medicine, informó que el 69% de los miembros del grupo de trabajo del DSM-5, tenía vínculos con la industria farmacéutica.
      https://journals.plos.org/plosmedicine/article%20?id=10.1371/journal.pmed.1001190

      Además de la corrupción, el DSM tiene importantes limitaciones como sistema de investigación. Los mismos miembros y excolaboradores admiten que los criterios del DSM:
      • no analizan las causas de los problemas de SM de las personas
      • tienen poca fiabilidad (el grado en que los clínicos se pueden poner de acuerdo con el diagnostico)
      • carecen de validez (el grado en que las etiquetas hacen referencia a una entidad significativa del mundo real)
      Thomas Insel (biologicista convencido) director del Instituto Nacional de Salud Mental (INMH) en USA dijo del DSM-5:
      “los pacientes se merecen algo mejor; la debilidad está en la falta de validez. Como herramienta de diagnóstico, el DSM-5 carece validez: predictiva, discriminativa y conceptual. Por lo tanto, el INMH no lo va a utilizar en sus investigaciones. Así que siendo claros: las experiencias y la angustia son muy reales, pero la explicación (el que haya una enfermedad llamada “esquizofrenia” provocándolas) puede que no sea cierta”.
      La paradoja es que como un sistema de diagnóstico, con estas características tan limitadas, desacreditado por los mismos partidarios del “modelo médico biologicista”, tenga esta relevancia en los diagnósticos de SM. No olvidemos que un diagnóstico va acompañado de un tratamiento generalmente farmacológico, y que los resultados de estos tratamientos producen más perjuicio que beneficio en las personas que los consumen.
      Creo que las que las sospechas se confirman: la codicia insaciable de la Big Pharma, la falta de ética de muchos profesionales y la necesidad creada en pacientes y familiares de una explicación orgánica de los problemas de la vida diaria, hacen que la Psiquiatría en la actualidad sea un grave problema de salud pública.
      En mi opinión, Camino, el diagnostico de SM es el eje en el se fundamenta la Psiquiatría. Las etiquetas y los tratamientos posteriores determinan toda la actividad en SM tanto en los seguros privados como en los servicios estatales. Así, en EEUU, las aseguradoras estatales más importantes, aquellas que ayudan a las personas con recursos limitados (Medicaid/Medicare), exigen para proporcionar las prestaciones en SM un diagnóstico del DSM. Por tanto, la práctica clínica psiquiátrica está determinada por un “catálogo de etiquetas”, en la que los profesionales tienen que computar cuantos síntomas/criterios presenta una persona para incluirla en una categoría para poder facturar. En estas condiciones perversas, el sobrediagnóstico y los tratamientos innecesarios están servidos. R. Whitaker en “Anatomía de una Epidemia” documenta de forma magistral la locura del sistema psiquiátrico.

  3. Lo siento, parece que el comentario tiene omitido algunas palabras hasta el “enlace”, después parece que está bien. Si tienes alguna duda dímelo.
    Saludos cordiales.

  4. Muchas gracias por tu dilatada explicación, Francisco. Respondo a lo que me preguntas un poco por intuición no porque lo entienda del todo pero verás, mi perspectiva sería la abolicionista. Tratamiento sin medicación, para los que así lo decidamos, como es posible solicitarlo en Noruega. Diálogo Abierto. Y contenciones cero. Sin embargo, creo que el abogado del que te hablo, tiene una perspectiva reformista. Le he remitido tus palabras y estoy a la espera de su respuesta. Saludos muy cordiales, sí 🙂

  5. Adso me dice que no es amante de las etiquetas pero también lo siguiente: ”¿Reformismo? ¿Abolicionismo? ¿Se puede lo uno sin lo otro, al menos en un primer estadio del proceso hacia un cambio de paradigma sea cual sea el destino?”

  6. Hola Camino, siento que tuvieras dificultad para leer mi comentario. Suelo escribir en word los comentarios que hago, luego copio-pego. Esta vez no se lo que paso… Aunque por las preguntas que realizas parece que comprendiste lo esencial.
    La Psiquiatría es un sistema de contención social utilizado por los “estados” para segregar a aquellos sujetos que resultan incómodos o rebeldes a las “condiciones de poder” que se establecen en las relaciones humanas.
    Mediante las atribuciones que le otorgan las estructuras de poder (el estado), la psiquiatría realiza “funciones de agente represor” sobre el paciente. Así, en la práctica clínica, los psiquiatras realizan sistemáticamente diagnósticos estigmatizantes (habitualmente en entrevistas de 30-45 minutos) que acompañarán después la “historia clínica” del paciente de por vida, excluyéndolos socialmente y haciendo ciudadanos de tercera categoría; las posibilidades de revertir estos diagnósticos y sus consecuencias son escasas o nulas. Una vez establecido el diagnóstico, como decía Foulcault “El loco queda desprovisto de la palabra, no es digno de ser escuchado”; queda sometido a ingresos involuntarios, en los que se trata a la persona en crisis con violencia, reduciendo y administrando tratamientos tóxicos de forma agresiva, sin informar a los pacientes ni a familiares de los graves efectos secundarios. Además, en la mayoría de los casos, después de que el paciente es estabilizado, se continúan los tratamientos de por vida, por el falso mito del “desequilibrio neuroquímico del cerebro” y la necesidad de fármacos para solucionar dicho déficit. Aunque la realidad es que las verdaderas causas de los problemas de SM (el trauma infantil, el abuso sexual, el racismo, el paro, la pobreza, las relaciones afectivas adversas, etc.), no son consideradas importantes.
    El psiquiatra como máxima autoridad del “entramado represor” actúa de forma impune; algunos, por ignorancia, y otros, basándose en la excusa cínica de que es por “el bien del paciente y de la sociedad…”
    ¿Hasta cuando la sociedad va a seguir tolerando el fracaso de las teorías psiquiátricas pseudocientíficas? ¿Es necesaria tanta arrogancia?

    Considero que hay que ABOLIR por ley la violencia en la psiquiatría como medida principal (prohibiciones, desinformación, desempoderamiento, represión, exclusión, coerción, etc.). Una vez suprimida la violencia, estaremos en condiciones para debatir sobre qué se puede REFORMAR en la psiquiatría o sobre los profesionales que durante años han estado realizando violaciones de los Derechos Humanos y de la Justicia Social como testimonia el Relator Especial de la ONU.
    https://www.consaludmental.org/publicaciones/Informe-Relator-ONU-derecho-salud.PDF

  7. Considero que hay que ABOLIR por ley la violencia en la psiquiatría como medida principal (prohibiciones, desinformación, desempoderamiento, represión, exclusión, coerción, etc.). Una vez suprimida la violencia, estaremos en condiciones para debatir sobre qué se puede REFORMAR en la psiquiatría o sobre los profesionales que durante años han estado realizando violaciones de los Derechos Humanos y de la Justicia Social como testimonia el Relator Especial de la ONU.
    https://www.consaludmental.org/publicaciones/Informe-Relator-ONU-derecho-salud.PDF

  8. Me temo que el texto se sigue cortando y, por lo tanto, no se puede leer completo. No se pueden adjuntar archivos. Si quiere darme tu email personal te lo puedo enviar allí como un documento adjunto.

  9. Hola Francisco , hola Soledad , hacia mucho que no ingresaba a la pagina de nueva psiquiatria y hoy que lo hice me encontré con su conversación que me resulto muy interesante porque concuerdo con lo que plantean.
    Vivo en Argentina , soy Trabajadora Social en un centro de “salud mental” dependiente del Ministerio de salud. Ya imaginaran de que se trata.
    Si les interesa les dejo mi e-mail (milito.sofia@gmail.com) para que nos compartamos información y podamos charlar mejor. Soledad a mi también me gustaría leer tu ensayo si quieres.
    Saludos
    Sofia

    1. Desde aquí agradecemos y valoramos su ofrecimiento a colaborar, Sofía.
      Quizás algún día podamos hacerlo juntos, por ejemplo, allá en la Pampa argentina.
      Un saludo cordial desde españa,

Escribir un comentario